Nuevas recetas

Crepes de Hongos con Salsa de Chile Poblano

Crepes de Hongos con Salsa de Chile Poblano

Ingredientes

CREPES

  • 2 cucharadas (1/4) de mantequilla sin sal, derretida y enfriada

RELLENO DE SETAS

  • 2 tazas de cebollas blancas picadas
  • 1 libra de hongos shiitake frescos, sin tallo, con la tapa, en rodajas finas
  • 2 cucharadas de epazote fresco picado o cilantro fresco
  • 4 cucharaditas de ajo finamente picado

SALSA

  • 6 chiles poblanos frescos grandes
  • 2 cucharadas (1/4 barra) de mantequilla sin sal
  • 1/4 taza de cebolla blanca picada
  • 1 diente de ajo pequeño, picado
  • 3 cucharadas de harina para todo uso
  • 1 taza de queso manchego o queso Muenster rallado en trozos grandes (aproximadamente 4 onzas)
  • 1/2 taza de granos de elote frescos

Preparación de recetas

CREPES:

  • Licúa la leche, los huevos, 2 cucharadas de mantequilla derretida y la sal en la licuadora durante 5 segundos. Agregue la harina, 1/2 taza a la vez, mezclando la masa hasta que quede suave después de cada adición. Deje reposar de 1 a 2 horas. Vuelva a mezclar la masa 5 segundos antes de usarla.

  • Caliente una sartén antiadherente con un fondo de 7 a 8 pulgadas de diámetro a fuego medio-alto; untar con mantequilla derretida. Vierta 3 cucharadas de masa en una sartén; revuelva la sartén para cubrir el fondo uniformemente. Cocine hasta que el fondo de la crepe esté dorado, aproximadamente 30 segundos. Afloje los bordes suavemente con una espátula y dé la vuelta a la crepa. Cocine hasta que el fondo se dore en algunos puntos, aproximadamente 30 segundos. Coloque la crepe sobre una toalla de papel. Repita, haciendo unas 16 crepas y apilándolas entre toallas de papel. HACER POR ADELANTADO: Puede hacerse con 2 días de anticipación. Envuelva y enfríe.

RELLENO:

  • Caliente el aceite en una sartén grande a fuego medio-alto. Agregue las cebollas y saltee hasta que estén transparentes, aproximadamente 3 minutos. Agrega los champiñones, el epazote y el ajo. Saltee hasta que los champiñones estén dorados y el líquido de los champiñones se haya evaporado, aproximadamente 10 minutos. Condimentar con sal y pimienta.

SALSA:

  • Cocine los chiles directamente sobre la llama de gas o en un asador hasta que estén ennegrecidos por todos lados. Incluir en bolsa de papel 10 minutos. Pele, quite las semillas y corte los chiles en rodajas finas.

  • Derrita la mantequilla en una cacerola mediana a fuego medio. Agrega la cebolla; saltee hasta que esté suave, aproximadamente 2 minutos. Agrega el ajo; revuelva 30 segundos. Agregue la harina (la mezcla puede estar firme). Saltee 1 minuto más. Batir la leche tibia y dejar hervir, batiendo constantemente. Reduce el calor a medio-bajo; cocine a fuego lento hasta que la salsa espese, batiendo ocasionalmente, aproximadamente 5 minutos. Vierta la salsa en la licuadora. Agregue la crema y la mitad de los chiles asados ​​(reserve los chiles restantes para decorar). Licue la salsa hasta que quede suave. Condimentar con sal y pimienta. HACER CON ANTICIPACIÓN: Puede hacerse con 1 día de antelación. Cubra y enfríe. Batir a fuego medio hasta que esté tibio antes de continuar.

  • Unte una bandeja para hornear pequeña con aceite. Coloque 1 crepe, con manchas marrones hacia arriba, sobre la superficie de trabajo. Coloque 2 cucharadas de relleno en el centro. Dobla la crepa por la mitad. Doblar por la mitad nuevamente, formando un triángulo. Coloque la crepa rellena en la hoja preparada. Repita con 11 crepas más y todo el relleno. Cubrir con papel aluminio y enfriar.

  • Precaliente el horno a 350 ° F. Vierta 1/4 taza de salsa en el centro de cada uno de los 6 platos refractarios. Cubra cada uno con 2 crepes rellenos. Vierta 1/4 taza de salsa encima. Espolvorea con queso. Hornee hasta que el queso se derrita, aproximadamente 12 minutos.

  • Mientras tanto, caliente 3 cucharadas de aceite en una sartén mediana a fuego medio-alto. Agrega los chiles poblanos y el maíz reservados; saltee hasta que esté completamente caliente, aproximadamente 2 minutos. Espolvorear con sal.

  • Decore las crepas con chiles salteados y maíz, luego ramitas de cilantro y sirva.

Receta de Marilyn Tausend, Ricardo Mu oz Zurita, Sección de reseñas

Crepes De Champiñones


2. Prepara los chiles. Luego, en una sartén grande, caliente el aceite a fuego medio y cocine los champiñones y las cebollas, revolviendo con frecuencia, hasta que la humedad se haya evaporado. Pica el chile y agrega a la sartén junto con el epazote, la sal y la pimienta. Revuelva para mezclar. Retirar del fuego y dejar enfriar unos 10 minutos antes de rellenar las crepas.

3. Precaliente el horno a 350 °. Engrase una fuente para hornear de 8 × 12 pulgadas. Ponga aproximadamente 1/3 de taza de relleno en cada crepe. (No llene demasiado o será difícil enrollarlos). Enrolle, estilo burrito - con la parte inferior doblada hacia el centro, los lados doblados hacia adentro sobre la parte inferior y luego enrollados en un cilindro - para cubrir el relleno. Coloque el lado de la costura hacia abajo en una fuente para hornear preparada. Recalentar la salsa y verter sobre todo. Cubra con queso rallado. Hornee hasta que esté caliente y burbujeante, aproximadamente 20 minutos. Coloque 2 crepes en cada uno de los 4 platos para servir. Espolvorea con perejil. Sirva de una vez.

De "1,000 Recetas Mexicanas". Copyright 2001 de Marge Poore. Usado con permiso del editor, Wiley Publishing, Inc. Todos los derechos reservados.

Valores nutricionales:

Esta Crepes De Champiñones la receta es del 1,000 recetas mexicanas Libro de cocina. Descargue este libro de cocina hoy mismo.


Crepes de Hongos con Salsa de Chile Poblano - Recetas

Estas enchiladas no son la comida más fotogénica, pero son realmente sabrosas. Nos inspiramos en una receta de Bon Appétit para crepas de champiñones, simplemente eliminamos el paso de hacer crepas y las reemplazamos con tortillas de maíz, y modificamos un poco la salsa (un poco más de sabor y un poco menos de crema). El resultado es una de nuestras comidas básicas. Definitivamente podría usar esta salsa en todo tipo de otras cosas, o cambiar el relleno de las enchiladas si los hongos no son lo suyo.

Enchiladas de Hongos Shiitake con Salsa Poblano (para 4 personas)
Adaptado de Bon Appétit

- 1 mazorca de maíz, tostada en seco (consulte nuestra receta de tortas de frijoles negros para obtener instrucciones)
- 8 tortillas de maíz (6 pulgadas de diámetro)
- Relleno de hongos (ver más abajo)
- 1 taza de salsa poblano (ver más abajo)
- Aproximadamente 1 taza de queso pepper jack rallado

Relleno de hongos
- Aceite de cocina
- 2/3 de una cebolla blanca pequeña, picada (use el resto para la salsa)
- 2 dientes de ajo finamente picados
- 3 cucharadas de cilantro fresco picado
- 1/2 libra de hongos shiitake, lavados, sin tallo y en rodajas finas
- Sal y pimienta para probar

Caliente el aceite de cocina en una sartén grande a fuego medio, luego agregue las cebollas. Cocine hasta que se ablanden, aproximadamente tres minutos, luego agregue el ajo y cocine otro minuto. Mezcle los champiñones y el cilantro y sazone con sal y pimienta. Cocine hasta que se haya cocido toda el agua de los champiñones y hayan comenzado a dorarse (unos 10 minutos).

Para hacer la salsa, puedes divertirte un poco con fuego. Quemar el chile sobre (o debajo) de una llama directa hace que la piel se ampolle y sea fácil de quitar. Es comestible, pero es un poco duro, por lo que especialmente en esta aplicación, donde el chile se mezcla con la salsa, es mejor quitarlo.

- 1 chile poblano grande
- 2 cucharadas de mantequilla
- 1/3 de una cebolla pequeña picada
- 1 diente de ajo finamente picado
- 2 cucharadas de harina
- 1 taza de leche
- 1/2 cucharadita de chile en polvo
- Pizca de cayena en polvo
- Sal y pimienta para probar

Enciende el asador a fuego alto y coloca el chile poblano lo más cerca posible de la llama (exactamente cómo lo hagas dependerá de la configuración de tu asador). Probablemente sea una buena idea poner el chile en una bandeja para hornear o en un trozo de papel de aluminio para que puedas moverlo hacia adentro y hacia afuera con facilidad. Vigila el chile y tan pronto como la piel comience a ampollar y burbujear, usa unas tenazas para darle la vuelta y exponer el otro lado a la llama. Siga girando el pimiento hasta que la mayor parte de la piel tenga ampollas. Transfiérelo a una bolsa de plástico o papel y ciérrelo, déjelo reposar durante unos 10 minutos.

Saca el pimiento de la bolsa y quita la piel con los dedos. Pica el chile en trozos grandes y reserva.

Finalmente, junta todo. Precaliente el horno a 375 grados y saque una fuente para hornear (nuestro cuadrado de 8 pulgadas era un poco pequeño, tuvimos que poner algunas enchiladas desbordantes en otro plato pequeño, así que si tiene algo más grande, use eso). Vierta un poco de salsa poblano en el fondo del plato (lo suficiente para cubrir ligeramente el fondo y evitar que las enchiladas se peguen).

Divida los champiñones en 8 porciones y coloque una porción en una tortilla. Agregue una pizca de queso (para mantener todo unido), luego enrolle la tortilla y colóquela en la fuente para hornear con la costura hacia abajo. Continúe haciendo esto hasta que haya llenado todas las tortillas, empaquételas una al lado de la otra. Vierta el resto de la salsa sobre las enchiladas, luego espolvoree el maíz encima y cubra con queso. Hornee hasta que el queso burbujee y comience a dorarse (aproximadamente 30 minutos). Sirve con frijoles refritos o arroz o lo que te apetezca.


Resumen de la receta

  • 5 chiles poblanos medianos. despalillado y sin semillas
  • 1 chalota picada
  • 2 dientes de ajo picados
  • ½ cucharadita de comino molido
  • ¼ de cucharadita de cilantro molido
  • 1 pimiento rojo pequeño, sin tallos y sin semillas
  • 1 lata (14.5 onzas) de caldo de pollo
  • ½ taza de agua
  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de azúcar turbinado
  • 1 rebanada de queso procesado (como Velveeta® Queso Blanco)

Coloque la rejilla del horno a unas 6 pulgadas de la fuente de calor y precaliente la parrilla del horno. Cubra una bandeja para hornear con papel de aluminio. Coloque los pimientos en la bandeja para hornear preparada.

Cocine bajo el asador precalentado hasta que la piel de los pimientos se haya ennegrecido y tenga ampollas, de 5 a 8 minutos. Coloque los pimientos ennegrecidos en un tazón y cúbralos bien con una envoltura de plástico. Deje que los pimientos se cocinen al vapor mientras se enfrían, unos 20 minutos. Retire y deseche las pieles.

Calienta una cacerola a fuego medio. Agregue la chalota y el ajo a la sartén caliente y cocine hasta que estén dorados, aproximadamente 5 minutos. Agregue el comino y el cilantro y cocine hasta que estén fragantes, aproximadamente 1 minuto. Agregue los chiles poblanos, el chile rojo, el caldo de pollo, el agua, la mantequilla y el azúcar. Cocine hasta que esté completamente caliente, de 5 a 7 minutos. Agregue el queso y deje que se derrita, de 2 a 3 minutos. Transfiera la mezcla a una licuadora o use una licuadora de inmersión para mezclar hasta obtener una consistencia de salsa.


Miércoles, 25 de enero de 2006

Guacamole Poblano Asado con Ajo y Perejil

Guacamole Poblano Asado con Ajo y Perejil

2 chiles poblanos frescos medianos (alrededor de 6 onzas en total)
6 onzas (1 redondo mediano o 2 ciruelas) de tomates maduros
2 dientes de ajo sin pelar
3 cucharadas de perejil flatleaf picado
3 aguacates maduros medianos-grandes
Sal al gusto
1 a 2 cucharadas de jugo de limón fresco
2 cucharadas de queso anejo mexicano finamente desmenuzado u otra ralladura seca
queso como Romano o Parmesano
Rodajas de rábano para decorar

Precalienta el asador. Coloque los poblanos, los tomates y el ajo en una bandeja para hornear. Coloque la hoja 4 pulgadas debajo de un asador muy caliente. Ase, volteando cada dos minutos, hasta que los chiles y los tomates estén suaves, ampollados y ennegrecidos en algunos puntos y el ajo esté suave, de 12 a 13 minutos en total.

Coloque los chiles en un tazón, cúbralos con una toalla y déjelos reposar 5 minutos, luego limpie la piel ennegrecida. Saque o corte los tallos, las vainas de semillas y las semillas enjuague rápidamente para eliminar las semillas sueltas y los trozos de carbón.

Cuando los tomates estén fríos, pelarlos y desechar su piel.

Quita las pieles parecidas al papel del ajo.

En un mortero o con un procesador de alimentos, haga un puré grueso del ajo asado y los poblanos (tanto con el mortero como con el procesador, lo mejor es comenzar con el ajo, luego agregue los poblanos) coloque el puré en un tazón grande.

Pica los tomates asados ​​(para esta receta es mejor no usar el jugo de la bandeja para hornear) y agrégalos a la mezcla de poblano junto con el perejil.

Corta los aguacates por la mitad a lo largo alrededor del hueso, separa las mitades y quítales los huesos. Saque la pulpa en el bol con los aromas. Con un machacador de papas o el dorso de una cuchara grande, triture todo en trozos grandes. Pruebe y sazone con sal, generalmente
una cucharadita escasa, luego agregue suficiente jugo de lima para animar todos los sabores.

Cubre la mezcla con papel film, colocándola directamente sobre la superficie y refrigera hasta que estés lista para comer.

Para servir, coloque el guacamole en un tazón decorativo o mortero mexicano, espolvoree con el queso anejo y espolvoree con rodajas de rábano.

NOTA DEL COCINERO: Los poblanos asados, los tomates y el ajo se pueden preparar con un día de anticipación, pero no los haga puré hasta que esté listo para hacer guacamole. Es mejor terminar el guacamole unos 30 minutos antes de que lo necesite, para que los sabores se puedan mezclar. Se mantendrá varias horas bien tapado en el frigorífico añadir las rodajas de queso y rábano al
último momento.


Resumen de la receta

  • 8 chiles poblanos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla picada
  • 2 dientes de ajo finamente picados
  • 1 ¾ libras de carne de cerdo molida
  • 2 tazas de tomates pelados, sin semillas y picados
  • 1 plátano maduro, picado
  • 1 manzana picada
  • 1 durazno fresco picado
  • 1 manojo de perejil fresco picado
  • 2 cucharadas de piel de naranja confitada picada
  • 2 cucharadas de piñones
  • 2 cucharadas de pasas
  • 2 cucharadas de almendras blanqueadas, picadas
  • 4 dientes enteros, molidos
  • sal y pimienta para probar
  • 2 ½ tazas de nueces picadas
  • 1 ¾ tazas de leche
  • ¾ taza de queso de cabra tierno
  • 1 cucharada de azucar blanca
  • 1 (1 pulgada) de ramita de canela
  • 1 ½ tazas de semillas de granada
  • ½ taza de perejil fresco picado

Ase los chiles poblanos a fuego abierto en una estufa de gas o parrilla hasta que la piel esté negra y carbonizada por todos lados, volteándola con frecuencia, de 10 a 15 minutos.

Coloque los chiles carbonizados en una bolsa de plástico o en un tazón grande cubierto con film transparente. Deje reposar durante 5 a 10 minutos, luego abra y retire la piel. Corta una hendidura en cada chile a lo largo y quita las semillas.

Caliente el aceite de oliva en una olla grande a fuego medio. Agregue la cebolla y el ajo y cocine hasta que estén suaves y translúcidos, de 3 a 4 minutos. Agregue la carne de cerdo molida y cocine hasta que se dore, rompiendo con una cuchara mientras cocina, aproximadamente 7 minutos. Mezcle los tomates, el plátano, la manzana, el melocotón, el perejil, la cáscara de naranja confitada, los piñones, las pasas, las almendras, el clavo, la sal y la pimienta. Cocine a fuego lento hasta que el relleno esté bien cocido y los sabores estén bien combinados, aproximadamente 10 minutos.

Combine las nueces, la leche, el queso de cabra, el azúcar y la ramita de canela en una licuadora hasta que la salsa de nueces esté suave y cremosa.

Rellena cada chile poblano con el relleno de cerdo y colócalo en un plato. Vierta la salsa de nueces sobre el chile y espolvoree con semillas de granada y perejil.


Pollo en salsa de crema de poblano: Pollo poblano

Esta sencilla receta es uno de los pocos casos en los que poblanos se utilizan sin necesidad de asar y pelar. La salsa se puede preparar con anticipación y el plato se puede ensamblar rápidamente antes de servir. Se puede elaborar en mayor cantidad, manteniendo las mismas proporciones, por lo que es ideal para grandes fiestas. La salsa también es excelente para cubrir con champiñones o huitlacoche crepas, o para mezclar con pasta cocida, cubiertas con queso y metidas en el horno hasta que el queso se derrita.

  • 3-4 poblano chiles, sin semillas y picados
  • 1/2 taza de leche
  • 4 cucharadas de mantequilla
  • 1 cucharada de harina
  • 1 taza mexicana crema o crema espesa
  • sal al gusto
  • 2 pechugas de pollo enteras, cortadas por la mitad
  • 1 taza de queso manchego, jack o gouda rallado

Tritura los chiles en una licuadora con la leche hasta que quede suave. En una cacerola mediana, derrita 2 cucharadas de mantequilla, agregue la harina y dore ligeramente. Agregue el puré de chile, revolviendo constantemente con una cuchara de madera o un batidor de varillas hasta que quede suave. Baja el fuego, agrega la nata y revuelve constantemente hasta que la salsa comience a burbujear. Retirar del fuego y agregar sal al gusto. Esta salsa se puede preparar con un día de anticipación y refrigerar.
Derrita las 2 cucharadas restantes de mantequilla en una sartén grande y saltee las mitades de pechuga de pollo durante 4 minutos por cada lado. Colócalos en una fuente para horno untada con mantequilla, vierte la salsa de crema poblana por encima, cubre con el queso rallado y hornea, sin tapar, en un horno precalentado a 350º por 20 minutos. El queso estará dorado y burbujeante.
Servir inmediatamente.
Para 4 personas.


Frontera & # 8217s Nuevo menú: Inspiración en la Ciudad de México

& # 8220Después de sufrir el estancamiento del invierno de Chicago, finalmente tenemos algo verde saliendo del suelo & # 8221, dijo el chef de cocina Richard James, admirando la bondad ajosa del nuevo pollo a la parrilla en el plato local de mojo de rampa que tenía ante él.

& # 8220 Normalmente nos emocionamos mucho por aquí cuando hay rampas disponibles. & # 8221

No es solo ese plato untuoso que ha cautivado nuestra cocina: el menú de primavera de Frontera ofrece muchas razones para estar emocionado, como el delicioso queso fundido con salsa. a la mexicana, cerdo ahumado y queso ricotta casero.

O las enchiladas de hongos terrosos, inspiradas en las abundantes hongos creciendo en la Ciudad de México. Aquí, las tortillas recién hechas se rellenan con un estofado de hongos del bosque (mantequilla morena, cebolla caramelizada, papa) y se bañan en salsa de chile pasilla, con crema casera y queso añejo que ofrecen un toque distintivo.

También estamos locos por el pipián rojo inspirado en la Ciudad de México, una salsa compleja de chiles guajillos, semillas de calabaza tostadas y especias que complementa la paleta de cerdo Gunthorp Farms asada a la parrilla.

¿Otro punto a destacar? El Tamal de Mole de Pollo, un tamal de masa de maíz fresco relleno con pollo y cebollas asadas y servido con mole al estilo de la Ciudad de México de Josefina Velázsquez de León, una sinfonía deslumbrante de chile rojo, nueces y semillas.

Y, por supuesto, están nuestros nuevos postres. Crepas mantecosas acompañadas de helado de queso de cabra. Sorbete de mango salpicado de mangos Honey Manila y ruibarbo escalfado y chamoy. Un dúo de flan, uno protagonizado por la clásica vainilla mexicana y el otro que recuerda a las palomitas de maíz con mantequilla. Como siempre, están fuera de control.


Salsa de pizza vegana en sartén

Esta salsa de pizza vegana en sartén es un excelente aperitivo o refrigerio para la fiesta. El centro cremoso y cursi está hecho con mi salsa mozzarella vegana casera y la salsa está cubierta con pepperoni vegano. ¡It & rsquos rodeados de rollos de mantequilla de ajo veganos que son tan buenos para mojar! Sin mencionar que es una presentación tan hermosa. & hellip


Recetas De Pimiento Poblano

Esta receta fácil es uno de los pocos casos en los que se usan poblanos sin tener que asar y pelar. La salsa se puede preparar con anticipación y el plato se puede ensamblar rápidamente antes de servir. Se puede elaborar en mayor cantidad, manteniendo las mismas proporciones, por lo que es ideal para grandes fiestas. La salsa también es excelente para cubrir crepas de champiñones o huitlacoche, o para mezclar con pasta cocida, cubierta con queso y metida en el horno hasta que el queso se derrita.
Ingredientes:

* 3-4 chiles poblanos, sin semillas y picados
* 1/2 taza de leche
* 4 cucharadas de mantequilla
* 1 cucharada de harina
* 1 taza de crema mexicana o crema espesa
* sal al gusto
* 2 pechugas de pollo enteras, cortadas por la mitad
* 1 taza de queso manchego, jack o gouda rallado

Tritura los chiles en una licuadora con la leche hasta que quede suave. En una cacerola mediana, derrita 2 cucharadas de mantequilla, agregue la harina y dore ligeramente. Agregue el puré de chile, revolviendo constantemente con una cuchara de madera o un batidor de varillas hasta que quede suave. Baja el fuego, agrega la nata y revuelve constantemente hasta que la salsa comience a burbujear. Retirar del fuego y agregar sal al gusto. Esta salsa se puede preparar con un día de anticipación y refrigerar.
Derrita las 2 cucharadas restantes de mantequilla en una sartén grande y saltee las mitades de pechuga de pollo durante 4 minutos por cada lado. Colócalos en una fuente para horno untada con mantequilla, vierte la salsa de crema poblana por encima, cubre con el queso rallado y hornea, sin tapar, en un horno precalentado a 350º por 20 minutos. El queso estará dorado y burbujeante.
Servir inmediatamente.
Para 4 personas.