Nuevas recetas

Todo el té del 'desastre' de té de Nochevieja de Mariah Carey

Todo el té del 'desastre' de té de Nochevieja de Mariah Carey

No quiere mucho para Año Nuevo; solo hay una cosa que ella necesita

Tiempo de sueños

Imagínese esto: usted es el cantante esquivo Mariah Carey y es la víspera de Año Nuevo.

Estás preparado para redimirte de la triste actuación del año pasado cantando una vez más frente a una multitud en vivo. y una audiencia televisada, pero esta vez quieres algo té caliente. Es un Desastre total. ¿A qué te dedicas?

Esta fue la situación de la vida real que enfrentó Carey mientras actuaba en Nochevieja de Dick Clark con Ryan Seacrest. "¡Feliz Año Nuevo!" llamó a la multitud. "Solo quiero tomar un sorbo de té, si me lo permiten", dijo antes de darse cuenta de que no había ninguno.

“¡Me dijeron que habría té! ¡Oh, es un desastre! " se lamentó, titubeando sólo por un momento antes de recordar que el espectáculo tenía que continuar. "Está bien, bueno, sólo tendremos que pasarlo mal", concedió. "Voy a ser como todos los demás, sin té caliente".

Es cierto que fue congelación en Manhattan en la víspera de Año Nuevo, y el aire frío y seco no es el ambiente ideal para cantar. Una bebida caliente probablemente habría aliviado la garganta de Mariah. después de alcanzar esas notas altísimas por las que es conocida, sin embargo, pudo dar una gran actuación a pesar de que tuvo que sufrirla como una plebeya sin su té.

La icónica diva de "No la conozco" incluso compartió una foto en Twitter a las 11:38 p.m. con una taza de té con la leyenda "¡Encontré mi té!" Nos sorprende que la Reina de la Sombra no incluyera el emoji de reojo.

Uno de las 25 resoluciones de Año Nuevo más inteligentes que puedes hacer es deshacerse del café por el té. Solo piense: si es lo suficientemente bueno para Mariah (que solo acepta lo mejor), entonces es lo suficientemente bueno para usted.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey somos todos en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde poder cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que se convirtiera en una interpretación vocal de una canción tan desafiante que era incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (Si no era exactamente apropiado para el clima, la esquiva cantante ciertamente se veía festiva, y bastante hermosa en eso). ¿O la expresión de dolor que usó durante la mayor parte de la actuación reflejaba su molestia por tener que trabajar nuevamente en el peor concierto del entretenimiento porque los idiotas sarcásticos estaban ¿Tan implacable con los problemas técnicos de una leyenda del canto en una actuación en vivo?

"Me dijeron que habría té caliente", dijo entre canciones. No estaba claro si en realidad le prometieron una bebida caliente o si estaba usando en broma un término de jerga para hablar de chismes jugosos, posiblemente en referencia al caos del año anterior. Al final, le dijo a la multitud que lo haría "duro" sin su bebida. La leyenda, dando a luz el primer meme del nuevo año.

Había algo que parecía a la vez generoso y también un poco espantoso en la forma en que Ryan Seacrest y ABC promovieron implacablemente el regreso de Carey al escenario, a través de una lente que parecía apoyar y entusiasmar a la diva para redimirse a sí misma o a través de otra que parecían promotores de un sórdido deporte de sangre: ¡No pierdas la oportunidad de ver a Carey avergonzarse de nuevo!

Ciertamente, no hizo nada por el estilo, y se lo dijo a Seacrest en una entrevista después de la medianoche. “Oh, me siento mucho mejor que el año pasado, cuando tuve que conseguir que mi propia escolta policial se fuera”, le dijo. Honestamente, nosotros también.

¿Quién sabía que cuando Carey le dio la bienvenida al 2017 con una actuación marcada por el fracaso, la petulancia, la culpa y el desastre, estaría marcando la pauta durante todo un año marcado por esas mismas cosas? Mirando hacia atrás en la terrible experiencia 12 meses después, había algo casi portentoso en todo el asunto.

Incluso solo la óptica: una mujer indefensa como el mundo, aunque en este caso solo el escenario de Times Square, ardió a su alrededor y luego fue vilipendiada por negarse a sonreír a través de la carnicería. Las consecuencias apenas se manejaron con elegancia, con el equipo de Carey y la compañía de producción participando en un público que ella dijo que dijeron sobre quién tenía la culpa. Pequeños argumentos reforzados por la lógica inventada sobre quién tiene la culpa cuando algo sale mal. Es casi demasiado familiar el año pasado.

Terminar el año exigiendo que una de las mujeres más talentosas de la historia de la música nos vuelva a demostrar sus habilidades en un foro público, porque después de un error la hemos descartado, es casi demasiado en la nariz para el año pasado. . Y dado eso, hubo una presión irreal en la actuación de regreso de Carey este año, y ella dejó que eso se notara. Pero también lo logró, lo que no fue una tarea fácil.

Si una vez más está dictando el tono para todo el año, como corrección del rumbo, ciertamente brinda una perspectiva más brillante para el 2018 venidero. Mientras cantaba en esas condiciones apocalípticas el domingo por la noche, se veía como alguien molesto y un poco intimidado por la gravedad de las estacas frente a ella, pero resignado a ser soldado de todos modos. Puede que no hubiera querido esforzarse por el arduo trabajo, pero en realidad estaba haciendo todo lo posible para salir adelante. Si eso no es una metáfora para 2018, no sé qué lo es.

Es como el Día de la Marmota de la cultura pop. Si Mariah Carey se redime en la víspera de Año Nuevo, evitas seis semanas más de invierno nuclear.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey es todos nosotros en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde poder cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que haya resultado una interpretación vocal de una canción tan desafiante que fue incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (Si no es exactamente apropiado para el clima, la escurridiza cantante ciertamente se veía festiva, y bastante hermosa en eso). ¿O la expresión de dolor que usó durante la mayor parte de la actuación reflejaba su molestia por tener que trabajar nuevamente en el peor concierto del entretenimiento porque los idiotas sarcásticos estaban ¿Tan implacable con los problemas técnicos de una leyenda del canto en una actuación en vivo?

"Me dijeron que habría té caliente", dijo entre canciones. No estaba claro si en realidad le prometieron una bebida caliente o si estaba usando en broma un término de jerga para hablar de chismes jugosos, posiblemente en referencia al caos del año anterior. Al final, le dijo a la multitud que lo haría "duro" sin su bebida. La leyenda, dando a luz el primer meme del año nuevo.

Había algo que parecía a la vez generoso y también un poco espantoso en la forma en que Ryan Seacrest y ABC promovieron implacablemente el regreso de Carey al escenario, a través de una lente que parecía apoyar y entusiasmar a la diva para redimirse a sí misma o a través de otra que parecían promotores de un sórdido deporte de sangre: ¡No pierdas la oportunidad de ver a Carey avergonzarse de nuevo!

Ciertamente, no hizo nada por el estilo, y se lo dijo a Seacrest en una entrevista después de la medianoche. “Oh, me siento mucho mejor que el año pasado, cuando tuve que conseguir que mi propia escolta policial se fuera”, le dijo. Honestamente, nosotros también.

¿Quién sabía que cuando Carey le dio la bienvenida al 2017 con una actuación marcada por el fracaso, la petulancia, la culpa y el desastre, estaría marcando la pauta durante todo un año marcado por esas mismas cosas? Mirando hacia atrás en la terrible experiencia 12 meses después, había algo casi portentoso en todo el asunto.

Incluso solo la óptica: una mujer indefensa como el mundo, aunque en este caso solo el escenario de Times Square, ardió a su alrededor y luego fue vilipendiada por negarse a sonreír a través de la carnicería. Las consecuencias apenas se manejaron con elegancia, con el equipo de Carey y la compañía de producción participando en un público que ella dijo que dijeron sobre quién tenía la culpa. Pequeños argumentos reforzados por la lógica inventada sobre quién tiene la culpa cuando algo sale mal. Es casi demasiado familiar el año pasado.

Terminar el año exigiendo que una de las mujeres más talentosas de la historia de la música nos vuelva a demostrar sus habilidades en un foro público, porque después de un error la hemos descartado, es casi demasiado para el año pasado. . Y dado eso, hubo una presión irreal sobre la actuación de regreso de Carey este año, y ella dejó que eso se notara. Pero también lo logró, lo que no fue una tarea fácil.

Si una vez más está dictando el tono para todo el año, como corrección del rumbo, ciertamente brinda una perspectiva más brillante para el 2018 venidero. Mientras cantaba en esas condiciones apocalípticas el domingo por la noche, se veía como alguien molesto y un poco intimidado por la gravedad de las estacas frente a ella, pero resignado a ser soldado de todos modos. Puede que no hubiera querido esforzarse por el arduo trabajo, pero en realidad estaba haciendo todo lo posible para salir adelante. Si eso no es una metáfora para 2018, no sé qué lo es.

Es como el Día de la Marmota de la cultura pop. Si Mariah Carey se redime en la víspera de Año Nuevo, evitas seis semanas más de invierno nuclear.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey es todos nosotros en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde ser capaz de cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que haya resultado una interpretación vocal de una canción tan desafiante que fue incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (Si no es exactamente apropiado para el clima, la escurridiza cantante ciertamente se veía festiva, y bastante hermosa en eso). ¿O la expresión de dolor que usó durante la mayor parte de la actuación reflejaba su molestia por tener que trabajar nuevamente en el peor concierto del entretenimiento porque los idiotas sarcásticos estaban ¿Tan implacable con los problemas técnicos de una leyenda del canto en una actuación en vivo?

"Me dijeron que habría té caliente", dijo entre canciones. No estaba claro si en realidad le prometieron una bebida caliente o si estaba usando en broma un término de jerga para hablar de chismes jugosos, posiblemente en referencia al caos del año anterior. Al final, le dijo a la multitud que lo haría "duro" sin su bebida. La leyenda, dando a luz el primer meme del año nuevo.

Había algo que parecía a la vez generoso y también un poco espantoso en la forma en que Ryan Seacrest y ABC promovieron implacablemente el regreso de Carey al escenario, a través de una lente que parecía apoyar y entusiasmar a la diva para redimirse a sí misma o a través de otra que parecían promotores de un sórdido deporte de sangre: ¡No pierdas la oportunidad de ver a Carey avergonzarse de nuevo!

Ciertamente, no hizo nada por el estilo, y se lo dijo a Seacrest en una entrevista después de la medianoche. “Oh, me siento mucho mejor que el año pasado, cuando tuve que conseguir que mi propia escolta policial se fuera”, le dijo. Honestamente, nosotros también.

¿Quién sabía que cuando Carey le dio la bienvenida al 2017 con una actuación marcada por el fracaso, la petulancia, la culpa y el desastre, estaría marcando la pauta durante todo un año marcado por esas mismas cosas? Mirando hacia atrás en la terrible experiencia 12 meses después, había algo casi portentoso en todo el asunto.

Incluso solo la óptica: una mujer indefensa como el mundo, aunque en este caso solo el escenario de Times Square, ardió a su alrededor y luego fue vilipendiada por negarse a sonreír a través de la carnicería. Las consecuencias apenas se manejaron con elegancia, con el equipo de Carey y la compañía de producción participando en un público que ella dijo que dijeron sobre quién tenía la culpa. Pequeños argumentos reforzados por la lógica inventada sobre quién tiene la culpa cuando algo sale mal. Es casi demasiado familiar el año pasado.

Terminar el año exigiendo que una de las mujeres más talentosas de la historia de la música nos vuelva a demostrar sus habilidades en un foro público, porque después de un error la hemos descartado, es casi demasiado para el año pasado. . Y dado eso, hubo una presión irreal sobre la actuación de regreso de Carey este año, y ella dejó que eso se notara. Pero también lo logró, lo que no fue una tarea fácil.

Si una vez más está dictando el tono para todo el año, como corrección del rumbo, ciertamente brinda una perspectiva más brillante para el 2018 venidero. Mientras cantaba en esas condiciones apocalípticas el domingo por la noche, se veía como alguien molesto y un poco intimidado por la gravedad de las estacas frente a ella, pero resignado a ser soldado de todos modos. Puede que no hubiera querido esforzarse por el arduo trabajo, pero en realidad estaba haciendo todo lo posible para salir adelante. Si eso no es una metáfora para 2018, no sé qué lo es.

Es como el Día de la Marmota de la cultura pop. Si Mariah Carey se redime en la víspera de Año Nuevo, evitas seis semanas más de invierno nuclear.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey somos todos en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde poder cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que haya resultado una interpretación vocal de una canción tan desafiante que fue incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (Si no es exactamente apropiado para el clima, la escurridiza cantante ciertamente se veía festiva, y bastante hermosa en eso). ¿O la expresión de dolor que usó durante la mayor parte de la actuación reflejaba su molestia por tener que trabajar nuevamente en el peor concierto del entretenimiento porque los idiotas sarcásticos estaban ¿Tan implacable con los problemas técnicos de una leyenda del canto en una actuación en vivo?

"Me dijeron que habría té caliente", dijo entre canciones. No estaba claro si en realidad le prometieron una bebida caliente o si estaba usando en broma un término de jerga para hablar de chismes jugosos, posiblemente en referencia al caos del año anterior. Al final, le dijo a la multitud que lo haría "duro" sin su bebida. La leyenda, dando a luz el primer meme del nuevo año.

Había algo que parecía a la vez generoso y también un poco espantoso en la forma en que Ryan Seacrest y ABC promovieron implacablemente el regreso de Carey al escenario, a través de una lente que parecía apoyar y entusiasmar a la diva para redimirse a sí misma o a través de otra que parecían promotores de un sórdido deporte de sangre: ¡No pierdas la oportunidad de ver a Carey avergonzarse de nuevo!

Ciertamente, no hizo nada por el estilo, y se lo dijo a Seacrest en una entrevista después de la medianoche. “Oh, me siento mucho mejor que el año pasado, cuando tuve que conseguir que mi propia escolta policial se fuera”, le dijo. Honestamente, nosotros también.

¿Quién sabía que cuando Carey le dio la bienvenida al 2017 con una actuación marcada por el fracaso, la petulancia, la culpa y el desastre, estaría marcando la pauta durante todo un año marcado por esas mismas cosas? Mirando hacia atrás en la terrible experiencia 12 meses después, había algo casi portentoso en todo el asunto.

Incluso solo la óptica: una mujer indefensa como el mundo, aunque en este caso solo el escenario de Times Square, ardió a su alrededor y luego fue vilipendiada por negarse a sonreír a través de la carnicería. Las consecuencias apenas se manejaron con elegancia, con el equipo de Carey y la compañía de producción participando en un público que ella dijo que dijeron sobre quién tenía la culpa. Pequeños argumentos reforzados por la lógica inventada sobre quién tiene la culpa cuando algo sale mal. Es casi demasiado familiar el año pasado.

Terminar el año exigiendo que una de las mujeres más talentosas de la historia de la música nos vuelva a demostrar sus habilidades en un foro público, porque después de un error la hemos descartado, es casi demasiado para el año pasado. . Y dado eso, hubo una presión irreal sobre la actuación de regreso de Carey este año, y ella dejó que eso se notara. Pero también lo logró, lo que no fue una tarea fácil.

Si una vez más está dictando el tono para todo el año, como corrección del rumbo, ciertamente brinda una perspectiva más brillante para el 2018 venidero. Mientras cantaba en esas condiciones apocalípticas el domingo por la noche, se veía como alguien molesto y un poco intimidado por la gravedad de las estacas frente a ella, pero resignado a ser soldado de todos modos. Puede que no hubiera querido esforzarse por el trabajo duro, pero en realidad estaba haciendo todo lo posible para salir adelante. Si eso no es una metáfora para 2018, no sé qué lo es.

Es como el Día de la Marmota de la cultura pop. Si Mariah Carey se redime en la víspera de Año Nuevo, evitas seis semanas más de invierno nuclear.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey es todos nosotros en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde poder cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que se convirtiera en una interpretación vocal de una canción tan desafiante e incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (Si no es exactamente apropiado para el clima, la escurridiza cantante ciertamente se veía festiva, y bastante hermosa en eso). ¿O la expresión de dolor que usó durante la mayor parte de la actuación reflejaba su molestia por tener que trabajar nuevamente en el peor concierto del entretenimiento porque los idiotas sarcásticos estaban ¿Tan implacable de los problemas técnicos de una leyenda del canto en una actuación en vivo?

"Me dijeron que habría té caliente", dijo entre canciones. No estaba claro si en realidad le prometieron una bebida caliente o si estaba usando en broma un término de jerga para hablar de chismes jugosos, posiblemente en referencia al caos del año anterior. Al final, le dijo a la multitud que lo haría "duro" sin su bebida. La leyenda, dando a luz el primer meme del nuevo año.

Había algo que parecía a la vez generoso y también un poco espantoso en la forma en que Ryan Seacrest y ABC promovieron implacablemente el regreso de Carey al escenario, a través de una lente que parecía apoyar y entusiasmar a la diva para redimirse a sí misma o a través de otra que parecían promotores de un sórdido deporte de sangre: ¡No pierdas la oportunidad de ver a Carey avergonzarse de nuevo!

Ciertamente, no hizo nada por el estilo, y se lo dijo a Seacrest en una entrevista después de la medianoche. “Oh, me siento mucho mejor que el año pasado, cuando tuve que conseguir que mi propia escolta policial se fuera”, le dijo. Honestamente, nosotros también.

¿Quién sabía que cuando Carey le dio la bienvenida al 2017 con una actuación marcada por el fracaso, la petulancia, la culpa y el desastre, estaría marcando la pauta durante todo un año marcado por esas mismas cosas? Mirando hacia atrás en la terrible experiencia 12 meses después, había algo casi portentoso en todo el asunto.

Incluso solo la óptica: una mujer indefensa como el mundo, aunque en este caso solo el escenario de Times Square, ardió a su alrededor y luego fue vilipendiada por negarse a sonreír a través de la carnicería. Las consecuencias apenas se manejaron con elegancia, con el equipo de Carey y la compañía de producción participando en un público que ella dijo que dijeron sobre quién tenía la culpa. Pequeños argumentos reforzados por la lógica inventada sobre quién tiene la culpa cuando algo sale mal. Es casi demasiado familiar el año pasado.

Terminar el año exigiendo que una de las mujeres más talentosas de la historia de la música nos vuelva a demostrar sus habilidades en un foro público, porque después de un error la hemos descartado, es casi demasiado para el año pasado. . Y dado eso, hubo una presión irreal sobre la actuación de regreso de Carey este año, y ella dejó que eso se notara. Pero también lo logró, lo que no fue una tarea fácil.

Si una vez más está dictando el tono para todo el año, como corrección del rumbo, ciertamente brinda una perspectiva más brillante para el 2018 venidero. Mientras cantaba en esas condiciones apocalípticas el domingo por la noche, se veía como alguien molesto y un poco intimidado por la gravedad de las estacas frente a ella, pero resignado a ser soldado de todos modos. Puede que no hubiera querido esforzarse por el arduo trabajo, pero en realidad estaba haciendo todo lo posible para salir adelante. Si eso no es una metáfora para 2018, no sé qué lo es.

Es como el Día de la Marmota de la cultura pop. Si Mariah Carey se redime en la víspera de Año Nuevo, evitas seis semanas más de invierno nuclear.


La actuación milagrosa de regreso de la víspera de Año Nuevo de Mariah Carey nos salva a todos

Si el famoso colapso de la diva en la víspera de Año Nuevo marcó la pauta para 2017, entonces su redención triunfal el domingo por la noche significa que el próximo año está mejorando.

Kevin Fallon

Reportero senior de entretenimiento

Getty

Tuvo un comienzo difícil, pero ella salió adelante con gracia y dignidad, exigiendo té. Mariah Carey es todos nosotros en 2018.

La diva regresó al infierno de la tundra de Times Square en la víspera de Año Nuevo en una misión de redención, actuando desde la reunión de locos convenciéndose de que estar de pie durante 12 horas a temperaturas de 11 grados mientras usa un sombrero de copa Planet Fitness es "divertido", y para los millones en casa que se burlaron sin piedad de la cantante este último año después de su actuación en un choque de trenes en la víspera de Año Nuevo de 2016.

Y, bueno, definitivamente cantó en vivo.

Abriendo con su balada revelación "Vision of Love" antes de hacer la transición a la gloriosamente traidora "Hero", Carey estaba claramente dispuesta a mostrar su voz, expiando su verdadero silencio durante el popurrí del año pasado cuando, según la cantante, los problemas de sonido la mantuvieron desde ser capaz de cantar hasta una pista de acompañamiento para "Emotions" y el consiguiente estado de ánimo enojado, la vio ni siquiera molestarse en sincronizar los labios con "We Belong Together".

¿"Vision of Love" sonó genial? No. Generosamente, solo diremos que sonó. tenso. Tembloroso, en el mejor de los casos. Pero también califiquemos en una curva. Carey estaba cantando en vivo afuera en un viento helado que lo hacía sentir como -5 grados. Esas condiciones son imposibles incluso para los mejores cantantes, y Carey literalmente es el mejor cantante. Que se convirtiera en una interpretación vocal de una canción tan desafiante e incluso respetable es un milagro. Y para cuando un coro de acompañamiento se unió a ella para tocar las grandes notas de "Hero", sonaba legítimamente genial.

Por supuesto, a pesar de todo, el icono se veía francamente miserable. ¿Fue una incomodidad física, el resultado de actuar en temperaturas árticas mientras usaba un vestido revelador aventurero de areola, apenas calentado por un abrigo de piel blanco que le cubría los hombros? (If not exactly weather-appropriate, the elusive chanteuse certainly looked festive, and quite beautiful at that.) Or did the pained expression she wore through most of the performance reflect her annoyance to have to labor through entertainment’s worst gig again because snarky idiots were so unforgiving of a singing legend’s technical problems in a live performance?

“I was told there would be hot tea,” she said between songs. It was unclear if she was actually promised a warm beverage, or if she was jokingly using slang term for juicy gossip, possibly in reference to the chaos of the year before. Ultimately, she told the crowd she’d “rough it” without her drink. The legend, birthing the first meme of the new year.

There was something that seemed simultaneously generous and also kind of ghastly in the way Ryan Seacrest and ABC relentlessly promoted Carey’s return to the stage, through one lens seeming supportive and excited for the diva to redeem herself or through another seeming like promoters of seedy bloodsport: don’t miss your chance to watch Carey embarrass herself again!

She certainly did nothing of the sort, and said as much to Seacrest in an interview after midnight. “Oh, I'm feeling a lot better than last year, when I had to get my own police escort to walk away,” she told him. Honestly, so are we.

Who knew that when Carey welcomed 2017 with a performance marked by failure, petulance, blame, and disaster, she’d be setting the tone for an entire year marked by those very things? Looking back at the ordeal 12 months later, there was something almost portentous about the whole thing.

Even just the optics of it: a woman helpless as the world, albeit in this case just the Times Square stage, burned around her, then vilified for refusing to smile through the carnage. The fallout was hardly handled elegantly, with Carey’s team and the production company engaging in a public she-said-they-said over who was to blame. Petty arguments bolstered by invented logic over who is to blame when something goes wrong? It’s almost too familiar this past year.

Ending the year by demanding that one of the most talented women in music history re-prove her skills to us in a public forum—because after one mistake we’ve written her off—is almost too on-the-nose for this past year. And given that, there was an unreal amount of pressure on Carey’s comeback performance this year, and she let that show. But she also pulled it off, which was no easy task.

If she’s once again dictating the tone for the whole year, as a course correction it certainly provides a brighter outlook for 2018 to come. As she sang in those apocalyptic conditions Sunday night, she looked like someone annoyed with and a little daunted by the gravity of the stakes in front of her, but resigned to soldier through anyway. She might not have wanted to labor through the hard work, but she was really just doing her best to make it through. If that’s not a metaphor for 2018 I don’t know what is.

It’s like a pop culture Groundhog Day. If Mariah Carey redeems herself on New Year’s Eve, you stave off six more weeks of nuclear winter.


Mariah Carey’s Miraculous New Year’s Eve Comeback Performance Saves Us All

If the diva’s notorious New Year’s Eve meltdown set the tone for 2017, then her triumphant redemption Sunday night means that this next year is looking up.

Kevin Fallon

Senior Entertainment Reporter

Getty

It got off to a rocky start, but she pulled through strong with grace and dignity, demanding tea. Mariah Carey is all of us in 2018.

The diva returned to the tundra hell of Times Square on New Year’s Eve on a redemption mission, performing from the gathering of lunatics convincing themselves that standing for 12 hours in 11-degree temperatures while wearing a Planet Fitness top hat is “fun”—and for the millions at home who mocked the singer mercilessly this last year after her trainwreck performance on New Year’s Eve 2016.

And, well, she definitely sang live.

Opening with her breakout ballad “Vision of Love” before transitioning into the gloriously treacly “Hero,” Carey was clearly out to show off her vocals, atoning for her veritable silence during last year’s medley when, according to the singer, sound issues kept her from being able to sing along to a backing track for “Emotions” and an ensuing pissed-off mood saw her not even bother to lip sync along to “We Belong Together.”

Did “Vision of Love” sound great? No. Generously, we’ll just say she sounded. strained. Shaky, at best. But let’s also grade on a curve. Carey was singing live outside in a wind chill that made it feel like -5 degrees. Those conditions are impossible for even the best singers, and Carey literally is the best singer. That she turned out a vocal performance of a song that challenging that was even respectable is a miracle. And by the time a backing choir joined her to belt along to the big notes in “Hero,” she sounded legitimately great.

Of course, through it all the icon looked downright miserable. Was it physical discomfort, the result of performing in arctic temperatures while wearing an areola-adventurous revealing dress, barely warmed by a white fur coat draped over her shoulders? (If not exactly weather-appropriate, the elusive chanteuse certainly looked festive, and quite beautiful at that.) Or did the pained expression she wore through most of the performance reflect her annoyance to have to labor through entertainment’s worst gig again because snarky idiots were so unforgiving of a singing legend’s technical problems in a live performance?

“I was told there would be hot tea,” she said between songs. It was unclear if she was actually promised a warm beverage, or if she was jokingly using slang term for juicy gossip, possibly in reference to the chaos of the year before. Ultimately, she told the crowd she’d “rough it” without her drink. The legend, birthing the first meme of the new year.

There was something that seemed simultaneously generous and also kind of ghastly in the way Ryan Seacrest and ABC relentlessly promoted Carey’s return to the stage, through one lens seeming supportive and excited for the diva to redeem herself or through another seeming like promoters of seedy bloodsport: don’t miss your chance to watch Carey embarrass herself again!

She certainly did nothing of the sort, and said as much to Seacrest in an interview after midnight. “Oh, I'm feeling a lot better than last year, when I had to get my own police escort to walk away,” she told him. Honestly, so are we.

Who knew that when Carey welcomed 2017 with a performance marked by failure, petulance, blame, and disaster, she’d be setting the tone for an entire year marked by those very things? Looking back at the ordeal 12 months later, there was something almost portentous about the whole thing.

Even just the optics of it: a woman helpless as the world, albeit in this case just the Times Square stage, burned around her, then vilified for refusing to smile through the carnage. The fallout was hardly handled elegantly, with Carey’s team and the production company engaging in a public she-said-they-said over who was to blame. Petty arguments bolstered by invented logic over who is to blame when something goes wrong? It’s almost too familiar this past year.

Ending the year by demanding that one of the most talented women in music history re-prove her skills to us in a public forum—because after one mistake we’ve written her off—is almost too on-the-nose for this past year. And given that, there was an unreal amount of pressure on Carey’s comeback performance this year, and she let that show. But she also pulled it off, which was no easy task.

If she’s once again dictating the tone for the whole year, as a course correction it certainly provides a brighter outlook for 2018 to come. As she sang in those apocalyptic conditions Sunday night, she looked like someone annoyed with and a little daunted by the gravity of the stakes in front of her, but resigned to soldier through anyway. She might not have wanted to labor through the hard work, but she was really just doing her best to make it through. If that’s not a metaphor for 2018 I don’t know what is.

It’s like a pop culture Groundhog Day. If Mariah Carey redeems herself on New Year’s Eve, you stave off six more weeks of nuclear winter.


Mariah Carey’s Miraculous New Year’s Eve Comeback Performance Saves Us All

If the diva’s notorious New Year’s Eve meltdown set the tone for 2017, then her triumphant redemption Sunday night means that this next year is looking up.

Kevin Fallon

Senior Entertainment Reporter

Getty

It got off to a rocky start, but she pulled through strong with grace and dignity, demanding tea. Mariah Carey is all of us in 2018.

The diva returned to the tundra hell of Times Square on New Year’s Eve on a redemption mission, performing from the gathering of lunatics convincing themselves that standing for 12 hours in 11-degree temperatures while wearing a Planet Fitness top hat is “fun”—and for the millions at home who mocked the singer mercilessly this last year after her trainwreck performance on New Year’s Eve 2016.

And, well, she definitely sang live.

Opening with her breakout ballad “Vision of Love” before transitioning into the gloriously treacly “Hero,” Carey was clearly out to show off her vocals, atoning for her veritable silence during last year’s medley when, according to the singer, sound issues kept her from being able to sing along to a backing track for “Emotions” and an ensuing pissed-off mood saw her not even bother to lip sync along to “We Belong Together.”

Did “Vision of Love” sound great? No. Generously, we’ll just say she sounded. strained. Shaky, at best. But let’s also grade on a curve. Carey was singing live outside in a wind chill that made it feel like -5 degrees. Those conditions are impossible for even the best singers, and Carey literally is the best singer. That she turned out a vocal performance of a song that challenging that was even respectable is a miracle. And by the time a backing choir joined her to belt along to the big notes in “Hero,” she sounded legitimately great.

Of course, through it all the icon looked downright miserable. Was it physical discomfort, the result of performing in arctic temperatures while wearing an areola-adventurous revealing dress, barely warmed by a white fur coat draped over her shoulders? (If not exactly weather-appropriate, the elusive chanteuse certainly looked festive, and quite beautiful at that.) Or did the pained expression she wore through most of the performance reflect her annoyance to have to labor through entertainment’s worst gig again because snarky idiots were so unforgiving of a singing legend’s technical problems in a live performance?

“I was told there would be hot tea,” she said between songs. It was unclear if she was actually promised a warm beverage, or if she was jokingly using slang term for juicy gossip, possibly in reference to the chaos of the year before. Ultimately, she told the crowd she’d “rough it” without her drink. The legend, birthing the first meme of the new year.

There was something that seemed simultaneously generous and also kind of ghastly in the way Ryan Seacrest and ABC relentlessly promoted Carey’s return to the stage, through one lens seeming supportive and excited for the diva to redeem herself or through another seeming like promoters of seedy bloodsport: don’t miss your chance to watch Carey embarrass herself again!

She certainly did nothing of the sort, and said as much to Seacrest in an interview after midnight. “Oh, I'm feeling a lot better than last year, when I had to get my own police escort to walk away,” she told him. Honestly, so are we.

Who knew that when Carey welcomed 2017 with a performance marked by failure, petulance, blame, and disaster, she’d be setting the tone for an entire year marked by those very things? Looking back at the ordeal 12 months later, there was something almost portentous about the whole thing.

Even just the optics of it: a woman helpless as the world, albeit in this case just the Times Square stage, burned around her, then vilified for refusing to smile through the carnage. The fallout was hardly handled elegantly, with Carey’s team and the production company engaging in a public she-said-they-said over who was to blame. Petty arguments bolstered by invented logic over who is to blame when something goes wrong? It’s almost too familiar this past year.

Ending the year by demanding that one of the most talented women in music history re-prove her skills to us in a public forum—because after one mistake we’ve written her off—is almost too on-the-nose for this past year. And given that, there was an unreal amount of pressure on Carey’s comeback performance this year, and she let that show. But she also pulled it off, which was no easy task.

If she’s once again dictating the tone for the whole year, as a course correction it certainly provides a brighter outlook for 2018 to come. As she sang in those apocalyptic conditions Sunday night, she looked like someone annoyed with and a little daunted by the gravity of the stakes in front of her, but resigned to soldier through anyway. She might not have wanted to labor through the hard work, but she was really just doing her best to make it through. If that’s not a metaphor for 2018 I don’t know what is.

It’s like a pop culture Groundhog Day. If Mariah Carey redeems herself on New Year’s Eve, you stave off six more weeks of nuclear winter.


Mariah Carey’s Miraculous New Year’s Eve Comeback Performance Saves Us All

If the diva’s notorious New Year’s Eve meltdown set the tone for 2017, then her triumphant redemption Sunday night means that this next year is looking up.

Kevin Fallon

Senior Entertainment Reporter

Getty

It got off to a rocky start, but she pulled through strong with grace and dignity, demanding tea. Mariah Carey is all of us in 2018.

The diva returned to the tundra hell of Times Square on New Year’s Eve on a redemption mission, performing from the gathering of lunatics convincing themselves that standing for 12 hours in 11-degree temperatures while wearing a Planet Fitness top hat is “fun”—and for the millions at home who mocked the singer mercilessly this last year after her trainwreck performance on New Year’s Eve 2016.

And, well, she definitely sang live.

Opening with her breakout ballad “Vision of Love” before transitioning into the gloriously treacly “Hero,” Carey was clearly out to show off her vocals, atoning for her veritable silence during last year’s medley when, according to the singer, sound issues kept her from being able to sing along to a backing track for “Emotions” and an ensuing pissed-off mood saw her not even bother to lip sync along to “We Belong Together.”

Did “Vision of Love” sound great? No. Generously, we’ll just say she sounded. strained. Shaky, at best. But let’s also grade on a curve. Carey was singing live outside in a wind chill that made it feel like -5 degrees. Those conditions are impossible for even the best singers, and Carey literally is the best singer. That she turned out a vocal performance of a song that challenging that was even respectable is a miracle. And by the time a backing choir joined her to belt along to the big notes in “Hero,” she sounded legitimately great.

Of course, through it all the icon looked downright miserable. Was it physical discomfort, the result of performing in arctic temperatures while wearing an areola-adventurous revealing dress, barely warmed by a white fur coat draped over her shoulders? (If not exactly weather-appropriate, the elusive chanteuse certainly looked festive, and quite beautiful at that.) Or did the pained expression she wore through most of the performance reflect her annoyance to have to labor through entertainment’s worst gig again because snarky idiots were so unforgiving of a singing legend’s technical problems in a live performance?

“I was told there would be hot tea,” she said between songs. It was unclear if she was actually promised a warm beverage, or if she was jokingly using slang term for juicy gossip, possibly in reference to the chaos of the year before. Ultimately, she told the crowd she’d “rough it” without her drink. The legend, birthing the first meme of the new year.

There was something that seemed simultaneously generous and also kind of ghastly in the way Ryan Seacrest and ABC relentlessly promoted Carey’s return to the stage, through one lens seeming supportive and excited for the diva to redeem herself or through another seeming like promoters of seedy bloodsport: don’t miss your chance to watch Carey embarrass herself again!

She certainly did nothing of the sort, and said as much to Seacrest in an interview after midnight. “Oh, I'm feeling a lot better than last year, when I had to get my own police escort to walk away,” she told him. Honestly, so are we.

Who knew that when Carey welcomed 2017 with a performance marked by failure, petulance, blame, and disaster, she’d be setting the tone for an entire year marked by those very things? Looking back at the ordeal 12 months later, there was something almost portentous about the whole thing.

Even just the optics of it: a woman helpless as the world, albeit in this case just the Times Square stage, burned around her, then vilified for refusing to smile through the carnage. The fallout was hardly handled elegantly, with Carey’s team and the production company engaging in a public she-said-they-said over who was to blame. Petty arguments bolstered by invented logic over who is to blame when something goes wrong? It’s almost too familiar this past year.

Ending the year by demanding that one of the most talented women in music history re-prove her skills to us in a public forum—because after one mistake we’ve written her off—is almost too on-the-nose for this past year. And given that, there was an unreal amount of pressure on Carey’s comeback performance this year, and she let that show. But she also pulled it off, which was no easy task.

If she’s once again dictating the tone for the whole year, as a course correction it certainly provides a brighter outlook for 2018 to come. As she sang in those apocalyptic conditions Sunday night, she looked like someone annoyed with and a little daunted by the gravity of the stakes in front of her, but resigned to soldier through anyway. She might not have wanted to labor through the hard work, but she was really just doing her best to make it through. If that’s not a metaphor for 2018 I don’t know what is.

It’s like a pop culture Groundhog Day. If Mariah Carey redeems herself on New Year’s Eve, you stave off six more weeks of nuclear winter.


Mariah Carey’s Miraculous New Year’s Eve Comeback Performance Saves Us All

If the diva’s notorious New Year’s Eve meltdown set the tone for 2017, then her triumphant redemption Sunday night means that this next year is looking up.

Kevin Fallon

Senior Entertainment Reporter

Getty

It got off to a rocky start, but she pulled through strong with grace and dignity, demanding tea. Mariah Carey is all of us in 2018.

The diva returned to the tundra hell of Times Square on New Year’s Eve on a redemption mission, performing from the gathering of lunatics convincing themselves that standing for 12 hours in 11-degree temperatures while wearing a Planet Fitness top hat is “fun”—and for the millions at home who mocked the singer mercilessly this last year after her trainwreck performance on New Year’s Eve 2016.

And, well, she definitely sang live.

Opening with her breakout ballad “Vision of Love” before transitioning into the gloriously treacly “Hero,” Carey was clearly out to show off her vocals, atoning for her veritable silence during last year’s medley when, according to the singer, sound issues kept her from being able to sing along to a backing track for “Emotions” and an ensuing pissed-off mood saw her not even bother to lip sync along to “We Belong Together.”

Did “Vision of Love” sound great? No. Generously, we’ll just say she sounded. strained. Shaky, at best. But let’s also grade on a curve. Carey was singing live outside in a wind chill that made it feel like -5 degrees. Those conditions are impossible for even the best singers, and Carey literally is the best singer. That she turned out a vocal performance of a song that challenging that was even respectable is a miracle. And by the time a backing choir joined her to belt along to the big notes in “Hero,” she sounded legitimately great.

Of course, through it all the icon looked downright miserable. Was it physical discomfort, the result of performing in arctic temperatures while wearing an areola-adventurous revealing dress, barely warmed by a white fur coat draped over her shoulders? (If not exactly weather-appropriate, the elusive chanteuse certainly looked festive, and quite beautiful at that.) Or did the pained expression she wore through most of the performance reflect her annoyance to have to labor through entertainment’s worst gig again because snarky idiots were so unforgiving of a singing legend’s technical problems in a live performance?

“I was told there would be hot tea,” she said between songs. It was unclear if she was actually promised a warm beverage, or if she was jokingly using slang term for juicy gossip, possibly in reference to the chaos of the year before. Ultimately, she told the crowd she’d “rough it” without her drink. The legend, birthing the first meme of the new year.

There was something that seemed simultaneously generous and also kind of ghastly in the way Ryan Seacrest and ABC relentlessly promoted Carey’s return to the stage, through one lens seeming supportive and excited for the diva to redeem herself or through another seeming like promoters of seedy bloodsport: don’t miss your chance to watch Carey embarrass herself again!

She certainly did nothing of the sort, and said as much to Seacrest in an interview after midnight. “Oh, I'm feeling a lot better than last year, when I had to get my own police escort to walk away,” she told him. Honestly, so are we.

Who knew that when Carey welcomed 2017 with a performance marked by failure, petulance, blame, and disaster, she’d be setting the tone for an entire year marked by those very things? Looking back at the ordeal 12 months later, there was something almost portentous about the whole thing.

Even just the optics of it: a woman helpless as the world, albeit in this case just the Times Square stage, burned around her, then vilified for refusing to smile through the carnage. The fallout was hardly handled elegantly, with Carey’s team and the production company engaging in a public she-said-they-said over who was to blame. Petty arguments bolstered by invented logic over who is to blame when something goes wrong? It’s almost too familiar this past year.

Ending the year by demanding that one of the most talented women in music history re-prove her skills to us in a public forum—because after one mistake we’ve written her off—is almost too on-the-nose for this past year. And given that, there was an unreal amount of pressure on Carey’s comeback performance this year, and she let that show. But she also pulled it off, which was no easy task.

If she’s once again dictating the tone for the whole year, as a course correction it certainly provides a brighter outlook for 2018 to come. As she sang in those apocalyptic conditions Sunday night, she looked like someone annoyed with and a little daunted by the gravity of the stakes in front of her, but resigned to soldier through anyway. She might not have wanted to labor through the hard work, but she was really just doing her best to make it through. If that’s not a metaphor for 2018 I don’t know what is.

It’s like a pop culture Groundhog Day. If Mariah Carey redeems herself on New Year’s Eve, you stave off six more weeks of nuclear winter.


Ver el vídeo: Ken Lee (Enero 2022).